febrero 22, 2024
Foto: Alcaldía de Soacha

Por: Héctor Peñaloza Cantor. Docente público.

El objetivo de los Reyes Católicos de España fue ordenar a todos sus conquistadores en América construir plazas grandes donde se pudiese celebrar el mercado, un espacio amplio para reaccionar en caso de ataques, la ordenanza de 1480   dejó claro que frente a las plazas debería quedar el fuerte militar, la curia y los delegados de la corona.

Soacha no fue ajeno a ese pedido; la primera plaza de intercambio de productos fue en la zona donde aún se conservan las ruinas del tuso, detrás de Canoas. La pandemia de viruela obligó a los indígenas a trasladarse, buscando un lugar plano y seguro, así llegaron a lo que hoy es el centro de Soacha.

La plaza tiene una función, es el corazón de la vida, se conecta con la realidad social de un territorio, es el epicentro de las actividades sociales, culturales, comerciales, religiosas y políticas, fueron designadas para que las poblaciones se reunieran en torno a un acontecimiento, desde allí celebraban o generaban miedo; así ocurrió en la plaza fundacional de Bosa cuando por órdenes del conquistador Gonzalo Jiménez de Quezada en 1538 se ahorcara al saquesazipa en presencia de los muiscas al no llenar un cuarto  con oro que  pedían por su rescate; igual se generó terror  cuando ahorcaron a los herederos de Tisquesusa:  Cusinimpaba y Cicinimegua, poniendo fin al reinado de los Zipas.

Soacha ha tenido hechos históricos en su plaza fundacional; Bolívar y Santander visitaban constantemente el municipio, duraban tres o cuatro días, se hospedaban en la casa del señor Gustavo Solórzano, un soachuno muy conocido por la elite republicana; desde esta casa ubicada en el marco de la plaza fundacional se planearon grandes estrategias que a futuro nos darían la libertad contra el imperio español. Posteriormente en esa casa celebrarían el matrimonio del general Santander, ubicada enseguida de la actual alcaldía de Soacha.

El 20 de septiembre de 1828, a una semana de la famosa noche septembrina, intentaron asesinar al general Simón Bolívar, gracias a su seguridad alcanzo a escaparse por uno de las ventanas, su enemistad con Santander por temas políticos y el seguimiento constante para asesinarlo casi dejan a Soacha marcada en la historia negra.

El 15 de febrero de 1836 contrajeron nupcias la dama Sixta Tulia Pontón Piedrahita Vargas y Mariaca, nacida el 2 de abril de 1792 en Soacha, territorio perteneciente al virreinato de la nueva Granada, junto al excelentísimo señor presidente de la Nueva Granada Francisco Jose De Paula Santander de Omaña Sáenz, en la ermita que se ubicaba en la mitad de la plaza fundacional de Soacha, la fiesta se realizó en casa de don Gustavo Solórzano, al lado de la alcaldía, duro tres días, fueron atendidos por el negro Ezpeleta, como regalo Santander mando reparar lo que hoy es la séptima y fue empedrada desde el tropezón hasta el parque.

La plaza fundacional rodeada en su momento por las desaparecidas construcciones estilo colonial, una combinación del arte muisca con español, permitía mostrar un verdadero centro histórico; este lugar se convirtió en la plaza de mercado, punto de encuentro de campesinos y los de la cantera, se hacía mercado y degustaban las viandas; muchos lugareños celebraban el éxito de sus faenas al calor de una buena Chicha o cerveza, la popularización de los toldos mostraban una Soacha próspera, pensando en que jamás el foráneo llegaría a acabarla.

La diversión no se escapaba:  La vara de premios, bazares, fiestas, celebraciones, procesiones, bienvenidas, marcaban una plaza llena de historia, definitivamente el lugar maravilloso para encontrarnos y hablar del pueblo, o lo que nos gusta, morroquiar. Lo denominamos Parque de Soacha, parque, plaza fundacional, plaza Alfonso López Pumarejo o plaza de la constitución, cada uno le colocamos el nombre, cada quien la identifica; lo cierto es que allí se vive la verdadera historia oral. Un homenaje al presidente Rafael Núñez y al año de la constitución de 1886, fue suficiente para ordenar colocarle:  Plaza de la constitución, sin embargo el 30 de diciembre de 1959 mediante acuerdo 42, honran la memoria de un eminente colombiano que en algún momento de la historia fue concejal de este municipio, en su artículo 1 dice que en adelante la plaza principal llevará el nombre de Alfonso López. Este acuerdo fue firmado por Jorge Pérez Díaz siendo presidente del concejo y como secretario de la corporación el ilustre escritor Juan Antonio Cancino; para esa fecha hubo tres alcaldes: Jorge Bechara Hernández, Tito Livio Salazar Romo y Antonio Arcila en dos oportunidades.

Las ferias y fiestas del municipio se desarrollaron en la plaza, en ella se montaban las corralejas o fiestas taurinas, su historia guarda las grandes peleas, escondidos amores, traiciones, negocios y grandes fracasos. Para combinar la historia con la belleza el parque tenía unos jardines maravillosos, que año tras año se fueron deteriorando hasta desaparecerlos; cuentan los chismes del parque en medio de risas, que los jardines los mando quitar el alcalde Jorge Ramirez Vásquez en 1996, la lucha por el poder obligaba a medirse con su hermano Fernando Ramirez Vásquez, quien de los dos llenaba el parque hasta las banderas con sus adeptos; con ellos también se fue la historia.

¿Cuantos presidentes de la república han pasado por la plaza fundacional de Soacha? su gran mayoría, desde Simón Bolívar hasta Gustavo Petro; líderes que han marcado historia social y política:  Alvaro Gómez Hurtado, Carlos Pizarro, Bernardo Jaramillo Ossa, Jaime Pardo Leal, Roberto Gómez Bolaños, Jota Mario Valencia, Fernando Gonzalez Pacheco, pero el hecho que marca la historia negra de Soacha se reflejó el 18 de agosto de 1989 cuando las balas asesinas del narcotráfico hirieron de gravedad al ex candidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento, su escolta Santiago Cuervo y el concejal de Soacha  Julio César Peñaloza, quienes posteriormente fallecieron en distintos hospitales.

También en la tarima de las fiestas de soachunas han desfilado grandes artistas, algunos desaparecidos como el indio Pastor López, Joe Arroyo entre otros, año tras año los habitantes del municipio llenan la plaza fundacional esperando los artistas que son programados en las festividades al final de año. Dos Guinness Records ha tenido el municipio desarrollados en el parque principal, la almojábana más grande del mundo y la tortilla de huevos más grande del mundo, registros que aparecen en los libros oficiales de la organización, finales de realitys del canal uno, show de las estrellas de Jorge Barón han sido el deguste de quienes aman la música de antaño. Aquí han llegado los grandes campeones del mundo ciclístico y del atletismo mundial para recibir su premiación luego de culminadas las carreras atlética internacional ciudad de Soacha y la clásica de ciclismo de Soacha acabadas por este gobierno sin una justificación seria.

El 7 de diciembre del 20018 llegó un guardián al parque en medio del festival Soacha es pura salsa, la escultura del indio muisca en homenaje a nuestros primeros pobladores, incrustado sobre la simulación de piedra con las características que asemejan al verdadero varón del sol. Con su nombre ancestral de municipio se buscó lograr sentido de pertenencia ante la discriminación mundial del municipio al tener como referencia el asesinato de Luis Carlos Galán; el indio llegó para quedarse, como si fuera premonitorio   el  Dios dorado  aparece por el costado donde el indio levanta sus manos con el símbolo del sol y la luna, hay un mensaje ancestral, hemos alineado la historia en un sitio que resguarda en sus entrañas cientos de tumbas patrimoniales.

Como olvidar el desfile de artistas cuando la Juco organizaba sus encuentros culturales, Jorge Emilio Salazar explicando el devenir histórico, mientras jóvenes y viejos llenos de arte nos mostraban como podría ser otra Colombia posible. Hoy nos alistamos a desaparecer artística y culturalmente, no volverán a versen las bienvenidas a nuestros deportistas por sus resultados exitosos, las inauguraciones de juegos pasaran a un segundo plano, los festivales dejaran de utilizar su lugar natural para esconderlos donde no va la gente, hemos invisibilizado el arte por dejar demagógicamente una construcción que acaba la historia del municipio.

A propósito de historia, Epuxua, la secretaria de cultura y el alcalde olvidaron un tema clave; en el año 2018 firmamos el convenio interadministrativo 1322 con el ICANH cuyo objeto era la formulación del plan de manejo arqueológico de Soacha, de este objeto  se desprendían unas tareas como la revisión de antecedentes de investigación arqueológica, revisión de documentación histórica, análisis cartográfico, trabajo SIG, trabajo de campo de prospección arqueológica, trabajo de campo diagnóstico de conservación, trabajo comunidades locales, mesa de trabajo y articulación interinstitucional, ello estructurado en la puesta en valor del patrimonio.

Para el 2019 se había adelantado un 70% del contrato, faltaba la divulgación,   impresiones del material, la socialización, culminar una parte de la investigación y el paso del geo radar por el parque principal; con la transformación del sitio  veo con extrañeza y preocupación que a la empresa Epuxua le importo cinco los resultados de la prospección que arrojo el geo radar, cuyo  objetivo fue  Identificar la relación de las características físico químicas de los suelos con los rasgos impresos o alteraciones evidentes en el suelo ,ya sean producto de las actividades humanas pasadas o transformaciones geomorfológicas naturales. Aquí se buscaba la potencialidad arqueológica del sitio sin ser alterado.

Las imágenes del geo radar son visualizaciones bidimensionales o tridimensionales  que muestran a una determinada profundidad lo que podríamos encontrar de acuerdo al potencial arqueológico de la zona; para el caso de la plaza fundacional de Soacha el área trabajada fue de 50m X 40m, la profundidad superior a 1m, el mapa del radar empezó a determinar que  los primeros 50 cm eran relleno artificial, más profundo el geo radar muestra un tipo de relleno aluvial con las características de enterramiento, similares a las encontradas en el barrio Portalegre.

El ICANH es claro en puntualizar que la plaza fundacional de Soacha tiene en profundidad descripciones que pertenecen a los asentamientos indígenas muiscas; lo cual determina el informe del ICANH en la formulación del plan de manejo arqueológico de Soacha, que la plaza fundacional en su diagnóstico tiene un alto potencial arqueológico. A partir de los 80cm encontraron cimientos de la antigua fuente, estructuras funerarias y termina el informe de la plaza fundacional con la siguiente recomendación: Estos elementos deben ser tenidos en cuenta ya que forman parte de la historia del municipio y son de interés cultural sobre una ocupación de más de 400 años de espacio (Informe plan de manejo arqueológico de Soacha, Pág. 70-72, ICANH).

En el año 2018 se realiza el diseño, recopilación, sistematización y divulgación de los bienes inmuebles, arquitectónicos y culturales dirigido por la Arquitecta Diana Marcela Camelo, entre los bienes de interés cultural del municipio está la plaza fundacional de Soacha, ficha sipa que reposa en el ministerio de cultura. Con estos antecedentes históricos, con estos argumentos de la autoridad en patrimonio, guardo silencio la administración y la secretaria de cultura frente a la modificación del sitio emblemático de los Soachunos en el centro del municipio.

Hoy la administración municipal no tiene sentido de pertenencia, confundió Soacha con Ubaté, un contrato para poner containers que realiza la empresa Epuxua por $ 6400.000.000 para modificar el parque, escudada en la constitución de la empresa, camuflada en las 253 páginas enredadas en números y estadísticas, en pocas palabras ellos no le piden permiso a nadie para modificaciones, aprobadas en el acuerdo 019 del 2021, esta empresa es otra alcaldía, es el negocio de quienes se van, le quito las funciones de bienes a todas las secretarias, incluyendo el instituto, hago un llamado al nuevo concejo  junto al primer mandatario por posesionarse, para que se haga una  revisión exhaustiva del acuerdo 019 y la constitución de la empresa Epuxua. Por la identidad, por el sentido de pertenencia, por el amor al territorio no dejemos que nos manoseen la historia ni el patrimonio, quienes lo están usurpando vienen de otros lugares de Colombia, están sepultando nuestro pasado.

Cierro esta columna llamándole la atención al primer mandatario Juan Carlos Saldarriaga por el irrespeto a Everardo Herrera y conmigo, nosotros fuimos las personas que diseñamos las estrategias, definimos el plan de manejo y caminamos el territorio junto a los arqueólogos para darle un resultado positivo al patrimonio de la ciudad que amamos, no fue  sano que en las divulgaciones escritas y visuales nos hayan  quitado de los créditos en el plan de manejo arqueológico de Soacha 2020, rechazo que quienes aparecen  como los grandes salvadores del patrimonio del municipio,  se queden callados y sean cómplices del cambio en la historia de la plaza fundacional.

Hay una tarea por continuar, rescatar nuevamente nuestro parque.

Soacha está en mi Corazón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
Tiktok